El chat: un híbrido entre la expresión oral y la escrita

 

 La manera de conocer una cultura es fijarse en sus instrumentos de conversación.

Neil Postman.

 

En los últimos años la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, lo cual ha contribuido a darle a la humanidad mayor comodidad. Con la llegada de internet, la comunicación ha encontrado nuevas vías de expresión como los correos electrónicos, las redes sociales, el Skype, los foros, y los blogs.

Estos medios han ido adquiriendo fuerza, en la última década y han relegado a la radio, la televisión y los medios impresos. En este artículo únicamente nos centraremos en el chat.

Messenger surgió en 1999 como un programa de mensajería instantánea, sin embargo fue descontinuado. Posteriormente Microsoft decidió hacerle algunas modificaciones, lanzó versiones para Windows y MAC. No tardó mucho en adquirir popularidad entre los clientes. En primer lugar se difundió para los oficinistas, con la finalidad de realizar su empleo de una forma más cómoda.

Con el paso de los años sus características se modificaron para hacerlo más atractivo. En un inicio sólo era la ventana donde se lee el texto  y el espacio para escribirlo, más adelante agregaron los emoticonos. Los clientes los aceptaron ya que les permitían expresar un poco más. Posteriormente, agregaron juegos y herramientas que permiten intercambiar archivos. Con la llegada de Skype en 2003 revolucionó la comunicación pues las conversaciones pasaron a ser visuales. La distancia entre el emisor y el receptor se redujo. (Fig.1)

skypeskype

Fig.1. Reunión virtual, facilita el trabajo en equipo.

 

Aunque existe este medio de comunicación, hemos optado por el uso del WhatsApp (fig.2) es rápido y textual; a la vieja usanza del Messenger sólo que ahora es un complemento del teléfono inteligente.

chat

Fig. 2. WhatsApp, conversación entre argentinos. Observe la expresión “paraaá”

 

Continuamente las personas se contactan mediante textos rápidos, uso de siglas, frases incompletas. Pareciera que está naciendo una nueva forma de escribir. Un híbrido entre la expresión oral y la escrita el cual tiene una serie de características, tales como:

  • El uso excesivo de oraciones yuxtapuestas, generalmente enlazadas por un y.
  • Frases e intervenciones breves que dan oportunidad al receptor de participar.
  • Comentarios, interrupciones, explicaciones.
  • Se puede hablar de más de dos temas a la vez.

Elementos compatibles con la oralidad. . Las características externas e internas del género chat nos empujan a considerarlo un género en sí mismo, que podemos analizar a la luz de los registros oral y escrito (…). [2]

Sin embargo, algo que no comparte con el chat son los espacios, la ausencia de información en el entorno. En la expresión oral están presentes los gestos, aunque el uso de emoticones ha reducido esa barrera, la mirada; en el chat no podemos saber si el receptor “nos está tomando el pelo” o está siendo sincero.  Si la voz pertenece a un hombre o a una mujer y falta el ruido ambiental. Este último es la causa de que el teléfono siga vigente, porque a través de él nuestro interlocutor puede escuchar los ruidos, lo cual provoca una recreación mental del espacio en donde se encuentra el destinatario. En pocas palabras los elementos paralingüísticos y extralingüísticos en los que está inmerso el receptor.

De la expresión escrita rescata.

  • El uso del alfabeto para emitir el mensaje.
  • La reflexión previa, así como la edición del texto.
  • Oportunidad de justificarse más veces.

 

El chat y la oralidad

Han surgido varios términos para calificar la escritura como: written conversation desde 1994, texto escrito oralizado, lengua oral tecleada, escritura conversacional, entre otros.

Ana Pano, en su ensayo Diálogo y lengua española en contextos de comunicación mediada por ordenador (2009), dice que efectivamente en la conversación mediada por computadora o ciberdiálogo se manifiestan características orientadas a la oralidad, pero que esto no es resultado de la imitación de la lengua oral, como muchos dicen, sino que estas características están determinadas por el ritmo del intercambio en el envío-respuesta, es decir, su forma es el resultado de esa rapidez con la que se intercambian ambas partes la información. [3]

Silvia Tabachnik, en su artículo La escritura en la conversación virtual. Para una retórica de la tele-presencia, dice respecto a la “escritura conversacional” que ésta no se refiere a una amalgama de la comunicación oral y la escrita, sino a una contaminación recíproca. [4]

Esto quiere decir que el chat no se está convirtiendo en una transcripción del lenguaje oral, sino más bien en una escritura alternativa que se acerca a la oralidad, ya que presenta alteraciones en su forma.

Algunos ejemplos que Ana Pano describe son:

  • El uso de k o q en lugar de que.
  • Sustitución de la sílaba ca por k, como en el caso de ksa o de te por t como en tngo.
  • El uso de la s y la z arbitrariamente.
  • La supresión de letras como en pescado por pecao.

Otros recursos que reflejan la intención del emisor por acercarse a la oralidad son:

  • Uso de símbolos alfanuméricos y cifras como en: “BFF x 100pre”.
  • Utilización de símbolos como mecanismo de autocensura, “vieja #”%%&$&”.
  • Empleo de mayúsculas para aumentar el VOLUMEN o dar énfasis. Roland Barthes dice que la mayúscula, desde la aparición de la minúscula, adquiere un sentido propio: el del énfasis, la majestad y la esencia. [1]
  • Tendencia a no usar signos de puntuación ni de exclamación. Sólo se usan hasta el final de la oración. Si son demasiados son altamente enfáticos.
  • Uso de interjecciones y onomatopeyas, Ohhh, ammm, ahhh, ufff, buahh.
  • Utilización de anglicismos ya sea en siglas o en palabras. “Just saying”, “YOLO”, “LOL”.

En cuanto a su sintaxis los mensajes presentan:

  • Frases truncas o incompletas. “Oye y cómo vas con…”
  • Uso excesivo de yuxtaposición. “Y entonces le dije y me dijo”
  • Un frecuente del presente indicativo. “Estoy en la tienditaaa”
  • Aparición de los verbos ser, estar, haber. “Estamos en la kftría”
  • Enunciados interrogativos para abrir la conversación, sin olvidarnos del saludo y la despedida.

Muchos de estos cambios, como anteriormente se observó, son producto de la agilidad en el intercambio de mensajes. Victoria Escandell menciona que cualquier mensaje debe adaptarse a la situación social. Es por ello que se los usuarios intentan proponer un lenguaje que rompa con la barrera  (o sea la pantalla) entre el emisor y el receptor (fig. 3). Las nuevas expresiones intentan aproximarse a los sonidos que logran las cuerdas vocales, la boca y la garganta. En este acercamiento, vemos que aún no hay un código establecido, sino  que cada individuo imprime su estilo.

Fig. 3. Personas comunicándose a través de Smartphones.

 

Fuentes de consulta

[1] Barthes, Roland (1964). Presentación de la conversación, variaciones sobre  la escritura. Barcelona, Paidos, 2002.

[2] Mayans, Joan (1974) Género chat, o, como la etnografía puso un pie en el ciberespacio, Barcelona, Gedisa, 2002.

[3] Pano Ana (2009). Diálogo y lengua española en contextos de comunicación mediada por ordenador. In: Quaderni del CeSLiC. Occasional papers, Centro di Studi Linguistico Culturali (CeSLiC), Bologna. Disponible en:  http://amsacta.cib.unibo.it/2547/

[4] Tabachnik, Silvia (2009). La escritura en la conversación virtual. Para una retórica de la tele-presencia. Disponible en: http://www.adversus.org/indice/nro16-17/articulos/09VIVII

1617.pdf

[5] Haverkate (1994), Henk, La pragmática lingüística del español: Recientes desarrollos, Amsterdam, Rodopi, 1998.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s